martes, 30 de septiembre de 2008

Los Tés de la Abuela Matilde

A la hora del té y de tés especiales la Abuela Matilde practicaba el Arte del Cermonial con distinción , calidad de servicio, esmero en atención y muchas cucharadas de cariño.




Siempre tenía todos los juegos de té, eran tres juegos completos- hoy, lamentablemente queda uno solo de aquellos-; prolijos y listos.
A la hora de servir tal preciada infusión, repasaba todos con alcohol fino, luego le agregaba agua muy caliente a cada taza y en la tetera; lo cuál quitaba una vez hecho el té.
El té lo colocaba en al tetera, llevaba todo el servivio en bandeja a la mesa. y servía, era acompañado por sandwuiches de pan casero calientes, trozos de queso, dulces caseros, tostadas, torta matilde, y masitas caseras,mantequilla casera, crema de leche, leche caliente, miel, azúcar, limón.
Era un delicioso momento, y quiénes lo compartían también lo disfrutaban.

Tés de hierbas especales

Té de Manzanilla

Era uno de los favoritos de mi Abuela Matilde, en su huerta tenía plantas de ella, que celosamente como todas cuidaba.
Tomaba hojas y dejaba secar, luego las guardaba en frascos cerrados herméticamente, que a su vez guardaba en bolsas confeccionada con sus manso en tela de arpillera.

Tomaba la cantidad necesariapara realizar tal infusión , luego endulzaba con miel.

Según decía era buena para el cansancio, la fatiga, el agotamiento, calamba la sed del alma, decía ella entre cantos y risas.
En otra área utilizaba tal té más concentrado diluído en agua caliente para para pediluvios y maniluvio.



Té de Hierbas
Son los tés de la antiguedad.
Tanto los Egipcios, Romanos, Griegos, los habitantes de la Mesopotamia ,como en Oriente dónde es tradición el Té, y cultivan un ceremonial al respecto con al tradición de :" la Ceremonia del Té" todas las culturas antiguas acostumbraban a tomar infusiones.
Las hierbas han formado parte de la historia del hombre, por ende consumir tales sea en comidas, brebajes, infusiones y maceradas era parte de la cultura gastronómica.
Los tés de diferentes hierbas , solas o combinadas hacen a al hora de degustarla un placer al paladar, sociego para el alma, y calma el parloteo del ser.

Preparación
Se eligen las hierbas a gusto
Se hierve el agua.
Se colocan en el agua.
Se deja reposar.
Se cuela y se sirve.
Se endulza con azúcar o miel
Se pueden tomar calientes o helados.
Té helado
Preparar la infusión como de costumbre, dejar enfriar a temperatura ambiente, luego llevar a al heladera.
Servir con azúcar o miel, hielo y limón
Si se desea se pueden realizar infusiones de hierbas , rosas y otras ; cuyas recetas he publicado en posts anteriores y proceder de tal modo para obtener un delicioso té helado de vuestra preferencia o distinto.






Y a disfrutar de tales infusiones y un placentero momento en companía, para sí mismo para silenciar el ruído propio, calmar la materia y elevar la esencia del ser.



iR A:















9 comentarios:

Mónica dijo...

¡Hola Mª Carmen!

Fíjate tú Carmen que yo no soy nada amante de los tes. No se por qué, pero nunca me han apetecido, aunque en el mercado los hay de muchísimos sabores.

Ahora, habría que probar los tes que preparaba la abuela Matilde, seguro que entonces cambiaba de opinión.

Un abrazo,

Silvia dijo...

HOLA!ME ENCANTARON LAS RECETAS DE LA ABUELA MATILDE.YO AMO ALAS ABUELAS PORQUE LAS MIAS FUERON BARBARAS E INOLVIDABLES..
VOY A EXPERIMENTAR LOS NUEVOS SABORES .GRACIAS POR COMPARTILOS .
ME ENCANTO TU BLOG Y TE AGRADEZCO LA VISITA AL MIO....

CARIÑOS.

SILVIA CLOUD

Susymon dijo...

MMMMM...Has traido a mi memoria aromas de mi niñez, mi Tía Edda, casada ella con un inglés de pura cepa, practicaba la ceremonia del té a las 5 en punto, en esos años yo pasaba mis veranos en su casona en Moreno, localidad de la Pcia de Bs As y junto con mis primos esperábamos el llamado a tomar el té; alli degustábamos de los scones humeantes recién saliditos del horno, de la mermelada de higo casera y las rodajas de pan con manteca, todo ello con la ceremonia impecable de un palacio, nosotros, diablillos... en ese momento nos transformábamos en principes sosegados ante la mirada atenta de mi tío que dirigia todo con ademanes sileciosos.

Hoy en mi Patagonia amada, cultivo menta, tomillo y varias especies aromáticas que son deliciosas para infusiones; con mi madre saboreamos a modo de sobremesa algún tecito cada día.
Delicioso tu post!
Gracias por tu paso por mi blog, serás siempre bien recibida.
Un abrazo patagónico!

Carol dijo...

Me gusta el té helado, el té de tilo y el Earl Grey.

Volvi, gracias María por el apoyo!

besos y abrazos

PIER BIONNIVELLS dijo...

He.. Holaaaaa.
Que ricos tés nos regalas hoy..
A mi me gusta el normalito el de manzanilla.. es tan aromatico.. si..
abrazos.

»-(¯`v´¯)-»Ceci»-(¯`v´¯)-» dijo...

Me imagino lo que debe haber sido la hora del té!!!! Todos ansiosos esperando por ese manjar que preparaba la abuela Matilde!!! Que genia!! Mi abuelita no es de cocinar mucho... asique me toca preparame a mi solita el desayuno o la merienda jajaja ;D Bien potente como los té de tu abuela!

Besoss!!!

fabi dijo...

Me gusta muchisimo el tè y estas recetas muy buenas...
Gracias como siempre, eres especial!
Baci da Fabi

Pilar dijo...

María Carmen que deliciosos tes nos has dejado, a mi me gustan todos y cuanto mas fuertes mejor, calientes y helados. Un beso

La tienda de vidas dijo...

Ya no es sólo el té, sino todo lo que acompañaba esa época: la falta de prisas, la compañía, el valor de la conversación,...